28 oct. 2008

AMIANTO ASESINO


Europa está asustada ante el incremento de muertes provocadas por la inhalación de las partículas que desprende el amianto de las planchas de fibrocemento (en España comercializadas mayoritariamente por URALITA) y el resto de materiales de construcción elaboradas con este material tóxico.

Los expertos explican que el amianto mata lentamente, incluso 40 años después de haber inhalado sus partículas invisibles. Se sabe desde los años 60 que es peligroso, desde los años 70 que mata, que desde 1992 está prohibido, pero sigue presente en todos los pueblos de Europa.

Generalmente en forma de techos, pero también como aislante en la construcción y en los vagones ferroviarios, en productos ignífugos, en las serpentinas de viejos secadores de pelo y para mantener compacta la ceniza de los puros. En los centros de atención primaria explican que "lo más peligroso ahora es extraerlo y destruirlo, porque desprende partículas".

La relación entre amianto y cáncer está demostrada desde los años 60, como también los pasos que los productores hicieron para impedir que se prohibiera su utilización. Por desgracia lo consiguieron y ahora todos estamos expuestos a una de las formas de cáncer más dolorosas y mortales de cuantas de conocen.



Alrededor de 200.000 personas que estuvieron expuestas al amianto durante los años sesenta y setenta morirán en los próximos diez años en el Reino Unido como consecuencia del cáncer. Así lo predice el diario británico 'The Times'.

Respecto a España, los casos de cáncer de pulmón relacionados con la exposición al amianto, denominado Mesotelioma Pelural Maligno (MPM) aumentarán en España hasta el medio millar al año a partir de 2015 según varios oncólogos españoles.

Actualmente se registran en España entre 250 y 300 casos anuales de MPM, un tipo de cáncer de extrema mortalidad, que en un 85 por ciento de los casos se vincula a la exposición laboral al amianto y frente al que sólo un 5 por ciento de los afectados son susceptibles de ser intervenidos quirúrgicamente.

El amianto mata, y lo tenemos repartido por todas partes. Esa es, por desgracia y para nuestra vergüenza, la herencia que le dejaremos a nuestros hijos. Terrible. Horroroso. Pero angustiosamente cierto.


José Luis Gallego

No hay comentarios: