1 feb. 2008

TOT ENYORANT LES TEMPESTES D'HIVERN


He volgut recuperar aquest meravellós escrit de Pablo Neruda on el poeta xilé recorda amb enyorança el temps de les plujes i parla d'aquells dies humits com el seu únic paissatge inovidable. Em sento molt a prop del Pablo en aquests dies, quan trobo a faltar la pluja i pateixo amb angoixa la seva abséncia. Diu així...

"Comenzaré por decir, sobre los días y años de mi infancia, que mi único personaje inolvidable fue la lluvia.

Por mucho que he caminado el mundo me parece que se ha perdido para siempre aquel arte de llover que el cielo ejercía en mi Araucanía natal.

Llovía meses enteros, años enteros. La lluvia caía en hilos como largas agujas de vidrio que se rompían en los techos, o llegaban en olas transparentes contra las ventanas, y cada casa era una nave que difícilmente llegaba a puerto en aquel océano de invierno.

Por las veredas, saltando de una piedra a otra, contra frío y lluvia, andábamos hacia el colegio. Los paraguas se los llevaba el viento. Los impermeables eran caros, los guantes no se conocían.

Siempre recordaré los calcetines mojados junto al brasero y mis zapatos echando vapor, como pequeñas locomotoras. Pero aquello era entonces, cuando llovía. "

Pablo NERUDA, "Infancia y poesia"
Del llibre de memòries "Confieso que he vivido"

No hay comentarios: