10 may. 2011

COLIRROJO


Me ha caido del cielo, o de internet, que viene a ser lo mismo en este mundo virtual de teclas repicando y electrofogonazos con forma de expresión.

Es un instante de naturaleza, apenas una milésima de segundo, el momento preciso en el que un macho de colirrojo tizón (Phoenicurus ochurus, creo que se escribía sí) atina a parar su vuelo justo bajo una gota de rocío, una gota de agua transparente y diminuta que esta a punto de caer de una rama para, suspendido en el aire, con las alas extendidas, bebérsela a placer.

Click !

Ahí está, éste es el resultado, un instante congelado de naturaleza, una imágen de una delicada belleza que estremece. Parece mentira que en esta feria de emociones fuertes y al alcance de una tecla una imágen tan simple como ésta se haya adueñado de mis pensamientos durante todo el dia. No puedo quitármela de la cabeza, y sueño con acudir al campo para intentar captarla con mis propios ojos.

Espero que os guste tanto como a mi...

2 comentarios:

laindefensiónaprendida dijo...

Pues sí, es precioso. Mi blog es nuevo, pero me interesa la crítica social y la naturaleza. Te espero.
Saludos.

http://laindefensionaprendida.blogspot.com dijo...

Hasta pronto.