22 jun. 2009

RIFKIN: NUCLEAR NO, GRACIAS

Ayer dió una conferencia en Barcelona el prestigioso economista Jeremy Rifkin, autor de 17 libros sobre las tendencias dominantes en un mundo globalizado y asesor de presidentes como José Luis Rodríguez Zapatero.
Rifkin aboga por un nuevo modelo económico que denomina "capitalismo descentralizado" más limpio, sostenible y marcado por el impulso a las energías renovables.

Hoy El Periódico de Catalunya ha publicado una interesante entrevista en la que, además de decir que "hemos de ir hacia la política de la biosfera y pensar como una especie que comparte con otras un mismo entorno" el asesor de Zapatero dejaba clara su postura respecto a la energía nuclear. Se puede decir más alto, pero no más claro:

"La industria nuclear se ve como parte de la solución porque no emite CO2. Hoy hay 443 nucleares en el mundo, que son muy viejas y que solo suponen el 5% de la energía mundial. Para que pudiera tener impacto su sustitución deberían ser el 20%. Y para eso habría que construir tres centrales cada mes durante 60 años. Algo que no sucederá por sus costes.

Y uno de sus mayores problemas: la industria nuclear, que copa el 80% de la electricidad de Francia, requiere el 40% de toda el agua del país. Se emplea para enfriar los reactores y cuando se devuelve está caliente y afecta a los ríos que ya están afectados por el cambio climático. Defender la nuclear es una cuestión política, no económica."

Zapatero, no nos falles, ni a Rifkin ni a todos los que creemos que un mundo SIN NUCLEARES más límpio, más justo, saludable y seguro es posible.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El parón nuclear en 1984 supuso un varapalo a la industria española que no se ha recuparado desde entonces, siendo que era bastante boyante; lo sé bien.
Es de suponer que los detractores de la energía nuclear se alumbran con velas, no disponen de frigorífico, ni de lavadora, ni lavaplatos ni ed un mísero ventilador para abanicarse los calores del verano...Si no es así que no me vengan con falacias que intentamn engañar hasta a Al Gore.

Saluditos energéticos y nada contaminantes.

carlos.m.requejo dijo...

Dos apuntes rápidos para el amigo (anónimo).

La industria nuclear produce casi tanto CO2 como las centrales de carbón, si se considera el ciclo completo del combustible (exploración, explotación, tratamiento, reprocesado). Convertir Uranio 238 en combustible nuclear U 235 es caro y contaminante. Si consideramos el reciclado integral de los residuos nucleares (algo nunca logrado), el coste y la generacion de CO2 inducida se multiplica por miles, y hace inviable el uso de la energía nuclear.

Rifkin dijo en Barcelona que «España inventará el nuevo 'boom' de la construcción», y este cambio de modelo solo puede ser la Bäubiologie, o bioconstrucción. Que además de la 'sostenibilidad' y el ahorro energético de la arquitectura bioclimática, propone la 'biohabitabilidad', solucionando las patologías ambientales de los edificios enfermos, como llevan proponiendo los expertos en domobiótica los últimos 20 años.

Anónimo dijo...

Seguimos con los errores de siempre, toda la energía consumida es contaminante, provenga de la fuente que provenga, en unos casos lo será más, en otros menos, pero siempre, siempre es contaminante. La única energía limpia es aquella que no se consume, pero esto, todos sabemos que es imposible, por tanto, tenemos que ser conscientes de usar la energía del modo más racional posible. ¿O acaso pensáis que dentro de 100 años nuestros nietos y bisnietos no echarán pestes de las centrales eólicas y fotovoltáicas igual que hacen algunos ahora con las térmicas o nucleares? ¿Créeis que no alteran el clima las plantas fotovoltáicas? Toda esta energía consumida se acaba transformando en calor, ¿se sabe acaso si este calor se devuelve al espacio durante la noche como si ocurre con la radiación solar? Si no se devuelve, evidentemente contribuye al calentamiento global? Basta ya de defender intereses de falsos ecologistas, ¿qué no os dáis cuenta que es otra versión del negocio y que, como siempre van a controlar unos cuantos sin que los ciudadanos de a pie podamos hacer nada? Al menos no creamos sus mentiras.

Saludos de uno a quien le encanta la naturalez.