29 abr. 2009

MATAR A UN BUITRE

El buitre leonado es , como todas las grandes rapaces carroñeras, un eslabón imprescindible para el correcto mantenimiento de la cadena trófica en el campo. Además de su majestuosa presencia, de la solemnidad de su figura en lo alto de la peña o ascendiendo lentamente, las alas desplegadas como grandes velas, en una térmica, los buitres actúan como agentes sanitarios en la naturaleza garantizando la salud de los ecosistemas. Por eso matar a un buitre es disparar contra la naturaleza, es decir contra uno mismo.

Mi querido amigo Oscar J. González, excelente fotógrafo de naturaleza y mejor persona, me enviado un mensaje esta mañana que quiero compartir con vosotros. Se trata de su encuentro con un buitre abatido por un disparo y de las sensaciones que ha sentido tras haber leído el apunte de este blog dedicado a estas maravillosas rapaces.

Transcibo literalmente:

Hola José Luis, hoy he salido al campo a hacer fotos. Me encantaría poder mostrarte alguna bonita imagen, pero no, no ha podido ser. Esta tarde cuando paseaba con el equipo de fotografía al hombro, vi a lo lejos, en lo alto de un montículo de tierra, un ejemplar de Buitre leonado. Cuando me acerqué para intentar fotografiarlo, pude observar que en vez de volar corría. Logré llegar hasta él y la imagen no pudo ser más desgarradora, tenía un agujero en el ala derecha producido por un disparo. Llamé al Servicio Territorial de Medio Ambiente y acudieron a recogerlo. Me dijeron que con un poco de suerte podría recuperarse. Hace un par de días vi en tu Blog un precioso documento sobre el buitre leonado y quizás podrías completarlo con esta información que te detallo. No lo creo, pero si con ella pudiésemos lograr que al menos un cazador que se dedique a estas malas artes dejara de practicarlas leyendo el reportaje y viendo la foto, dormiría más tranquilo. La foto está hecha justo antes de introducirlo en el vehículo del Agente Medioambiental. Preferí no hacer un primer plano del ala para no herir sensibilidades. Un abrazo, Óscar.


No hay comentarios: