7 jul. 2011

PORQUÉ RECICLO

Reciclo los residuos de mi hogar desde hace muchos años, he educado a mi familia en la incorporación de ese hábito, de manera que se ha convertido en un hecho natural: a nadie en casa se le ocurre desperdiciar el vidrio de una botella, el cartón de una caja de cereales, la materia orgánica de la cáscara de la sandia o el aluminio de una lata tirando esos residuos al cubo general, el del rechazo. Después los llevamos a los contenedores y depositamos cada cosa en su sitio.

En casa damos por hecho (como así es) que los camiones de recogida conducirán todos esos residuos separados, convertidos ya en materiales seleccionados y dispuestos para su valorización, a las plantas de selección o de transferencia, dónde serán redistribuidos a las plantas de reciclado como materia prima.

También damos por hecho (como así es) que cada vez son más los que van incorporando este saludable hábito -saludable en el sentido planetario, es decir para la salud de nuestro medio ambiente- y que así, poco a poco, se ha ido implantando una auténtica cultura del reciclaje en nuestra comunidad que, aunque dista mucho de alcanzar los niveles deseables, lo cierto es que va a más, y eso es bueno.

Pero ayer un buen amigo, que recicla, que participa voluntaria y decididamente en este ejercicio de ciudadanía responsable que es la recogida selectiva de residuos mediante su depósito en los contenedores correspondientes, me dijo: “¿es cierto todo eso que está saliendo en los periódicos de que lo del reciclado en España no está claro, que se están amañando las cifras y que incluso la UE va a tomar cartas en el asunto?”

Los que están provocando esta triste y desagradable polémica sobre la validez de su sistema de recogida (depósito o contenedores) deberían ser conscientes del daño que están causando: unos y otros, los dos. No hay nada más difícil para un español que cambiar un hábito. Lo estábamos consiguiendo, a base de divulgar, educar, informar y seducir somos muchos los que llevábamos años defendiendo las bondades ambientales del reciclado, y ahora lo que estáis consiguiendo (los dos, unos y otros) es generar desconfianza, malrollo y dar argumentos a los ecoescépticos para que opinen en los diarios lo que ayer aparecía en el primer comentario a una noticia al respecto publicada en La Vanguardia: “que recicle tu madre”.

Ya os vale.

No hay comentarios: