12 mar. 2010

DELIBES, IN MEMORIAM


Crecí leyendo sus novelas. Creo que la lectura de LAS RATAS y EL CAMINO fueron iniciáticas para mi vocación como escritor. Yo queria ser capaz de narrar el campo y la naturaleza como aquel autor, trenzar las lineas con su misma honestidad, pintar paisajes con palabras que se dicen frente a la lumbre, en la trocha o en la partida del bar. Estaba enfermo y cansado de su pluma. Pero estaba. Y para mi era bueno saber que aún era.



Su desaparición me duele, marca un giro en mi camino. Tuve la enorme fortuna de leerlo en vida. Le escribí cartas, le intenté entrevistar, quise conocerle, y no pudo ser. Pero le sentía tan próximo que es como si hubiera sido. Tengo una veintena de libros suyos. Me he leído todos. Los he paladeado uno a uno. Cada una de sus lecturas fue una lección de literatura. Hoy mismo empiezo a releerlos, empezando por El Hereje, que abrí una noche de hace años antes de las 1o y acabé, incapaz e cerrar sus páginas sin conocer el desenlace, con las primeras luces del amanecer. No creo haber disfrutado más con otro libro.




Gracias por su obra don Miguel, fue un placer compartir su tiempo y tenerlo como ejemplo.

Aquí podeis leer mi pequeño homenaje publicado el dia de su funeral en EL PERIÓDICO DE CATALUÑA. Todo un honor que quiero agradecer a mi diario.

Aqui podeu llegir la versió en català.

Y aquí mi mismo artículo publicado en EL PERIÓDICO DE EXTREMADURA.

Una nueva edición de mi artículo sobre el maestro en el Diario de Córdoba.

Y aquí la edición publicada en EL PERIÓDICO DE ARAGÓN.

No hay comentarios: