6 feb. 2009

TRAS EL ENTIERRO DE MERCÈ CONESA

Os ruego que leáis este emocionante artículo publicado por mi buen amigo Jordi Miralles, presidente de la Fundación Tierra, en su blog "Diario de un ecologista":

Vuelvo del sepelio pedaleando cabizbajo bajo un manto gris de nubes. Vengo de despedir los restos mortales de una periodista que ha seguido en muchas ocasiones las andanzas de ecologistas como el que escribe. La ceremonia laica, como corresponde a una persona progresista y agnóstica, nos ha perforado el alma a los asistentes. La lectura de unos pocos mails sobre su actividad profesional, sobre sus visiones, sobre sus seres queridos, etc. ha sido suficiente. De pronto, he pensado que a veces, sin darnos cuenta, escribimos cosas que nos parecen cotidianas y sin valor en un mail y de pronto, sacado de su contexto, contiene toda nuestra esencia sin apreciarlo. En cualquier caso, la despedida ha sido sentida por todos, mayoritariamente compañeros de la profesión, autoridades, amigos y familiares. Yo, en el fondo era un beneficiado por su calidad humana y profesional y le debía este último adiós presencial.

(Sigue aquí)

No hay comentarios: