30 may. 2008

INDIOS "ISOLADOS" EN EL AMAZONAS


Según una información de la agencia Reuters, una tribu de indios amazónicos, aislada y desconocida hasta el momento, fue descubierta ayer por una expedición que sobrevolaba la zona donde viven, una región brasileña colindante con la frontera peruana.

Las imágenes que han llegado a las redacciones de todo el mundo, y que se tomaron desde la avioneta de los exploradores, muestran a un grupo de unas 15 personas con las caras pintadas con pigmentos rojos y armados con arcos prehistóricos, que contemplan con asombro la existencia del aparato volador y tratan de alcanzarlo con las flechas al creerlo una criatura sobrenatural.


Este descubrimiento viene a demostrar que aún quedan grupos tribales "no contactados" en la selva del Amazonas, es decir: por descubrir, aunque como apunta un representante gubernamental brasileño que formaba parte del grupo, estas poblaciones son cada vez menores debido a las injerencias externas y la tala ilegal de árboles.

Lo que está pasando en la Amazonía es un crimen contra la naturaleza, contra las tribus, la fauna y la selva, y demuestra la completa irracionalidad, la locura inquisitoria con la que nosotros, el mundo autoproclamado como "civilizado", trata al resto de los seres vivos que habitan el planeta, incluidos los miembros de nuestra própia espécie.

"El mundo necesita tomar conciencia de lo que ocurre aquí y asegurar que este territorio se protege de acuerdo con las leyes internacionales. De otra manera, todo este patrimonio natural y cultural se extinguirá muy pronto", dijo Stephen Corry, el director de Survival International, una organización que defiende los derechos de las etnias tribales.


Estas imágenes deberían dar la vuelta al mundo, añado yo, para tomar conciencia de lo mucho que nos queda por conservar y proteger, incluidos esos pueblos que ignoramos. Mi querido amigo Luis Miguel Domínguez ha dado buena fé de ello en sus documentales, acompañado de Sydney Possuelo, el gran defensor de las tribus amazónicas. Un abrazo a los dos.

José Luis GALLEGO

No hay comentarios: